Portada Pixeles Cuscatlecos
Valores Salvadoreños
Artes Plásticas
Clásicos de La Literatura Salvadoreña
Al Pie de La Letra
Vivenciando Lo Nuestro
Mi Querida Santa Tecla
Miscelánea Salvadoreña
Salvadoreñismos
Turismo y fotografías de El Salvador
Escena Salvadoreña
Cocina Salvadoreña
Enlaces
Aspectos de migración
Psicología Salvadoreña
Cursos En-Línea Facetas
:::Encuesta del mes:::
Su pasatiempo preferido:
Leer un libro
Escuchar música
Hacer deportes
Ir a la playa
Ir al cine
Ver TV
Hacer amistades
Ir de baile
Descansar en casa


(Un Voto por Día)



Este sitio utiliza Flash, puede descargar gratis el plug-in aquí:
Descargue Flash Player

Descargue RealMedia

Help stop spam

Add Me!

Easy Submit


Visitas desde el 16 de noviembre de 2002.

FastCounter by bCentral









Al Pie de la Letra
Claudia LarsTestimonio de su tiempo: La historia en la poesía de Claudia Lars

Licda. Carmen González Huguet


Claudia Lars, la más importante voz de la poesía lírica salvadoreña, nació en Armenia, Sonsonate, en 1899. Su padre era un ingeniero de ferrocarriles nacido en Estados Unidos, de origen irlandés, y la familia de su madre pertenecía al grupo de pequeños propietarios agrícolas de la zona occidental de El Salvador. Por nacimiento, Claudia era parte de la pequeña burguesía ilustrada. En una sociedad donde las diferencias sociales entre los campesinos, en su mayoría de origen indígena, y los grandes propietarios de la tierra y del capital eran abismales, la única clase media estaba constituida por esa reducidísima pequeña burguesía: algunos profesionales liberales, maestros, artesanos y pequeños propietarios.

Hasta donde sabemos, no existe evidencia de que Claudia Lars militara en política partidista. Su breve paso por el servicio exterior, en tiempos del coronel Osorio, no implica necesariamente una participación activa en la política nacional, a diferencia de su hermano Max, quien fue funcionario de alto nivel del gobierno de Castaneda Castro, e incluso fue encarcelado a la caída de un mandatario. Pero esto no le impedía a Claudia tener una opinión personal acerca de la situación política del país, ni una conciencia social que fue evolucionando a lo largo de su vida, y a medida que las contradicciones se fueron agudizando. En el nacimiento y evolución de dicha conciencia posiblemente influyeron varios factores:
  1. Las ideas de su padre, quien según Roy Beers h. simpatizaba con un socialismo moderado.
  2. Su amistad con don Joaquín García Monge y su contacto con el Repertorio americano, publicación de marcado corte liberal. Dicha amistad se profundizó desde principios de los años 30, cuando Claudia residió en Costa Rica.

  3. Su relación con otros intelectuales, nacionales y extranjeros, que aportaron al desarrollo de su visión crítica sobre la realidad; especialmente Salomón de la Selva, quien andando el tiempo formó parte de la CROM, Confederación Revolucionaria Obrera Mexicana, así como Julio Connor, político hondureño de izquierda, sobre cuyo vínculo con la poetisa se tiene información limitada, así como sobre las amistades que cultivó en sus sucesivas estadías en Costa Rica, México y Guatemala. Entre los nacionales, no menos importantes fueron sus relaciones de amistad con Salarrué, Masferrer, Alberto Guerra Trigueros y Pedro Geoffroy Rivas.
  4. La evolución de los acontecimientos históricos; especialmente los sucesos de 1932 y 1944. Claudia no se encontraba en el país cuando ocurrieron los hechos, pero es seguro que supo lo sucedido por los periódicos y por su familia y amigos. Fue testigo presencial de los acontecimientos de los años 60 y 70, al final de su vida, que desembocarían en la guerra civil salvadoreña.
Para los efectos de este trabajo, vamos a concentrarnos en una muestra de sus poemas, empezando por Romances de norte y sur. La protagonista del poema 4 es la Nana. Es evidente el contrapunto entre el niño blanco y la Nana indígena. La abundancia de imágenes, bellas y sugerentes, hace que este poema de Claudia recuerde el Romance de la Guardia Civil española, de Federico García Lorca. Todo el texto rezuma una sensación de angustia: algo inminente y terrible amenaza al niño, y la Nana lo protege. El parentesco físico y espiritual entre la nodriza y el niño queda en evidencia cuando la dicente del poema afirma:
"El niño tiene una letra escrita sobre la frente. ¡La nana habrá de salvarle por esa letra de leche!".
Sin embargo, de todo el poema, quizás la cuarteta más significativa es esta:

"El dolor de los de abajo a los de arriba sostiene y los de arriba olvidaron que está la deuda pendiente".
Ignoramos cuándo fue escrito el poema, pero esa cuarteta, y el tono ominoso del texto, nos hace pensar en los sucesos de 1932.
En el poema 5 del mismo libro, el protagonista es otro indígena: el Indio Cruz, quien es, también,
personaje protagónico del capítulo Regalo de cumpleaños de Tierra de infancia. A través de las nueve estrofas, escritas en romances, Claudia traza una apretada descripción de la vida del personaje, hasta llegar al final, contundente:

"Tal vez mañana, indio Cruz, frente a mi asombro te pares y me digas, dignamente, con esa voz sin alardes: "Niña... la tierra es de todos y somos los dos iguales"".
Claudia Lars.


Continuará el próximos mes...



Licda. Carmen González Huguet
carmengonzalezh@yahoo.com












Las tarifas más bajas a los mejores destinos

¡Suscríbase a nuestra lista de correo!
Para informarse acerca de todo lo nuevo en Pixeles Cuscatlecos.


Ingrese su nombre y email en las casillas abajo:
Nombre:
Email:  
Suscribirse      Borrar de lista

Quienes somos | Nuestro objetivo | Copyrights | Política de privacidad |

© Pixeles Cuscatlecos 2002 - 2003. Todos los derechos reservados.
 





Visite la sección de Cursos En-Línea de FACETAS



Las tarifas más bajas a los mejores destinos
¡Visite nuestra nueva sección!